Blogia

CÁLCULOS DEL AIRE

Presentación de El Clan de la Medusa

Presentación de El Clan de la Medusa

Y... ¡por fin!, el Clan, nuestro Clan, se mostró en sociedad. En un evento de carácter informartivo y coloquial Ángel Fdez. de Marco, secundado por la intervención del narrador Javier G. Valverde, presentó al público del espacio cultural La Espiral de Aranjuez, los contenidos, principios y valores que la nueva entidad tiene la intención de proyectar. Será a comienzos del 2014 cuando la maquinaria formativa de la plataforma iniciarará su rumbo. Con "La Fragua de las Letras" el alumnado apasionado del mundo de la escritura podrá empezar a descubrir y compartir técnicas, herramientas del oficio narrativo y poético, podrá disfrutar de técnicas lúdicas basadas en el juego y la experimentación de la mano de un coordinador.

Han pasado muchos meses, -incluso años-, que la idea de crear una firma cultural destinada a la defensa y divulgación de las letras y otras artes atravesó por la cabeza de su fundador; ahora, en estos días, el sueño ha cristalizado en su concepción de cara al público. 

Desear con todo el fervor posible que ésta nuestra nueva realidad grupal crezca, pueda desarrollarse, sea capaz de prosperar en vías de lograr los objetivos planificados.

El sueño va tomando cada día algo más de cuerpo, y el color, de nuestro celentéreo predilecto, por las señales que podemos intuir, parece que también.

 

 

 

 

 

La barbarie silenciosa

La barbarie silenciosa

 

 

No hay que imaginar, tan sólo contemplar, ver  imágenes y cuantificar fatales estadísticas para evaluar la situación: los flujos migratorios internacionales pasan factura y, desgraciadamente, en lo más terrible: la pérdida de vidas humanas.

La descomunal tragedia acontecida en la diminuta isla de Lampedusa es un ejemplo fehaciente de ello, y dada  la magnitud de la tragedia, ha trascendido y sensibilizado la opinión pública de todo el planeta con los caóticos y descontrolados movimientos de desplazados  que existen en varios puntos calientes de nuestra tierra.

El proceso no es nuevo: mientras las responsabilidades se lanzan, se envían, se botan como balones de basket sobre la tarima de la diplomacia –séase gobierno italiano, Comisión Europea-, nuevas arriesgadas epopeyas se conciben desde las orillas donde las carencias más miserables y  sórdidas crecen a mayor velocidad que la hierba que  cobija a sus sufridos moradores.

Dicen que el hambre agudiza el ingenio, los sentidos. Seguro que también enciende la mecha de la osadía necesaria para arriesgar la vida en búsqueda de objetivos nuevos, mejores, más reconfortantes; de alternativos propósitos de futuro y esperanza. Los sueños se repiten generación tras generación; y los puentes de enlace, entre los mundos desarrollados y no, se nos muestran cada vez más fracturados. Lo más indignante de todo es la insensibilidad y apatía de las políticas de inmigración hacia estas problemáticas vergonzosas que nos acucian, amén de las incapacidades demostradas.

 La realidad incuestionable, a fecha en la que transcribo estos párrafos, es que mientras las panzas  de ciertos mandamases se expanden opíparamente con dietas hipercalóricas, centenares de cadáveres sumergidos  hinchan de metano las suyas sin las ligaduras  de la existencia.

 

 

Alibe.

 

Extraído del artículo de opinión publicado en el medio de información MÁS. 11 de octubre de 2013.

El prodigioso fetiche de la narración oral.

El prodigioso fetiche de la narración oral.

La historia de la narración oral es tan antigua, vetusta y lejana en la espiral de los tiempos como la presencia del hombre. Su necesidad de comunicación se gesta como una necesidad perentoria de primer nivel en su naturaleza existencial y, visto así, no podemos prescindir de ella en la serie de factores que caracterizan al humano en el contexto social que le rodea. En épocas actuales, sumidas hasta el paroxismo en la inmediatez y en el fragor audiovisual y tecnológico, la relevancia de la tradición oral parece postergada al ajado colchón de lo caducado, trasnochado; cuestión harto decepcionante para aquellos que creen y valoran en las ricas manifestaciones artísticas que nos fueron legadas desde las profundas perspectivas de la antigüedad. Después de lo dicho, podemos afirmar que hay reflejos de esperanza en los cimientos de la narración oral. En la capital del reino, desde hace unos años son cada vez más frecuentes propuestas escénicas que gozan de la palabra y el respaldo narrativo como dinamizadores culturales y creativos de "alta gama". Una de las destacables viene de la mano de la artista Victoria Siedlecki, artista argentina que con una formación vasta y polidisciplinada ha irrumpido con energía y una aureola fresca en la escena madrileña. Su secreto de éxito radica en una profesionalidad rigurosa, concienzuda; en una capacidad de aprendizaje y formación de elevado rango; y, sobre todo, en un amor desmedido a la palabra, al vehículo sagrado y fiable de la narratología contada. Sin rasgar mucho observamos en la Siedlecki un acento poético de luces emotivas y sensoriales que modela,con congénita maestría, sobre el proscenio.

El Espejo Rampante acude a Madrid.

El recital "El Espejo Rampante" llegará, si el infortunio no lo impide, a Madrid el próximo domingo 9 de junio. Con este fantástico reto ya inaugurado en Aranjuez durante el pasado mes de noviembre, la motivación por exponer nuevamente el evento es alta, muy destacable, se encuentra revitalizada ante un nuevo público y unos nuevos participantes que se incorporarán para ofrecer matices distintos y novedosos.

En este tiempo transcurrido desde su nacimiento la necesidad de airear esta celebración donde la palabra, la música, la crítica social y el entretenimiento van de la mano ha crecido exponencialmente; nuestra ciudadanía recorre cada día con mayor profusión las cloacas macilentas de la desesperación y la incertidumbre y, con franqueza, la espiral negativa sigue expandiéndose como una mancha de petroleo dañina, contaminante, sin visos cercanos de desaparición.

Por esta circunstancia los autores, que nos demos cita en el Café Charlotte, abanderaremos la voz como baluarte de defensa ante las abundantes razones abyectas que nos asolan. Ante ésta realidad los responsables de la cultura pretendemos ofrecer un paso adelante guiando nuestros estímulos hacia nuevas vías de concienciación.

Como veis "El Espejo Rampante" sigue en pie, con ganas de alzar su ímpetu hasta niveles extraordinarios. Si es capaz de conmover, reflejar y esparcir alguna linea de reflexión eficaz en beneficio de la concurrencia, el esfuerzo habrá compensado como fruto sano y esperanzador.


Álibe


www.elclandelamedusa.com

La historia de la verdad

La historia de la verdad

 

En aquellos tiempos en que ser era creer,

la Verdad era el súmmun de muchos creíbles,

más previa, más perpetua, que un león con alas de murciélago,

un perro con cola de pez o un pez con cabeza de águila,

en absoluto como los mortales, en tela de juicio por sus muertes.

 

La verdad era su modelo mientras se afanaban en construir

un mundo de objetos perdurables en los que creer,

sin creer que la loza de barro y la leyenda,

el pórtico y la canción, eran veraces o embusteros:

la Verdad ya exístía para ser cierta.

 

Esto ahora que, práctica como los platos de cartón,

la Verdad es convertible en kilovatios,

lo último por lo que nos regimos es un antimodelo,

alguna falsedad que cualquiera puede desmentir,

una nada en cuya existencia nadie tiene por qué creer.

 

 

Wystan Hugh Auden.

De "Canción de cuna y otros poemas". Ed. Lumen, 2006.

 

Un poema que se enrosca a la vida

como la hiedra al árbol cortado

como la sílaba a la sílaba

como la sílaba hecha de herrumbre y de silencio

como la sílaba se enrosca al árbol cortado

diciendo nada al hombre

y al poema que se enrosca sobre el hombre.

 

 

De "El hombre elefante".

Autor:Leopoldo Mª Panero.

Las sombras de palacio

Las sombras de palacio

La radiodifusión ribereña goza de un motivo alegre por el que concederse una celebración: Radio Fuga inaugura el espacio "Las sombras de palacio". En momentos dónde la pulsión cultural del Real Sitio se mantiene a temperatura de carámbano es muy grato informar del nacimiento de iniciativas como ésta, destinada, a la divulgación de temas históricos, legendarios y rodeados de la siempre sugerente aureola del misterio. 

Todos los jueves, a partir de las 22.00 horas, en el 106.7 FM de su dial, el público general tendrá la ocasión de imbuirse en las tramas narrativas y excelentemente documentadas de Isaac Campos y equipo.

Desde la plana de "Cálculos del Aire" enviamos cantidades ingentes de fortuna y buen hacer a los intrépidos forjadores de esta apasionante aventura.

 Sí, amigo mío, cuando la mandrágora del enemigo corra cristalizando tus venas acepta con honor el desenlace. Sólo, así, contemplaras, la verdadera dimensión que representa la sabia y vulnerable conjugación de la vida. 

 

 

Idílica

Idílica

Un nuevo motivo de confraternización con la alegría se fraguará el próximo 2013 para gozo extraordinario de servidor. A la amplia agenda de compromisos y proyectos realizados, en este complejo año que ya abandonamos, se añadirá el proyecto Idílica (Gacetín Cultural Ilustrado), como objetivo notable de esfuerzos y motivaciones extraordinarias.

A medida que la publicación vaya acaparando cuerpo, ideas y contenidos les mantendremos informados y, al día, de la naturaleza de nuestra novedosa y germinal propuesta en pro de la cultura escrita. 

Con las fechas navideñas como estampa de fondo gocen de la armonía y de la templanza invernal.

El tigre

El tigre

¡Tigre! ¡Tigre!, luz llameante

en los bosques de la noche,

¿qué ojo o mano inmortal

pudo idear tu terrible simetría?

 

¿En qué distantes abismos, en qué cielos

ardió el fuego de tus ojos?

¿Con qué alas osó elevarse? ¿Y qué mano

osó tomar ese fuego?

 

¿Y qué hombro y qué arte,

torció fibras de tu pecho?

Y al comenzar a latir tu corazón

¿qué mano terrible o pie?

 

¿Qué martillo, qué cadena?

¿Qué horno forjó tu seso?

¿Qué yunque? ¿Qué osado puño

ciñó su terror mortal?

 

Cuando los astros lanzaron sus venablos

y cubrieron sus lágrimas los cielos,

¿sonrió al contemplar su obra?

¿Quién te creó creó el Cordero?

 

¡Tigre! ¡Tigre!, luz llameante

en los bosques de la noche,

¿qué ojo o mano inmortal

osó idear tu terrible simetría?

 

 

William Blake

 

 

 

El Espejo Rampante

El Espejo Rampante

El día 30 de noviembre, viernes adorable y otoñal, si los augures lo permiten y las fuerzas de la saludable naturaleza así lo conceden, verá la luz la celebración cultural: “El Espejo Rampante” en la honorable villa de Aranjuez.

En momentos donde la desolación social es un componente cada día más sombrío y deprimente, donde la ciudadanía alberga pírricos entusiasmos y alientos cotidianos surge este evento: reclamo cómplice y estimulante para creadores e inquietos espectadores.

“El Espejo Rampante” nace con la decidida intención de elevar y conceder al pensamiento social un atributo de rigor y cercanía. Ante la carestía casi absoluta de propuestas que abriga el municipio ribereño, Los inminentes, (la designación grupal que confiere Ángel Fdez. a los miembros participantes de la gala) han decidido abrir fuego, airear la palabra, orear pensamientos y quizás despertar alguna que otra conciencia aletargada en una concesión a la sobriedad, razonamiento y entretenimiento pintoresco poco común.

La terna artística se encuentra formada por autores provenientes no sólo de la capital arancetana sino también de la vecina población de Ciempozuelos y de Madrid; motivo que ha levantado la llave de la expectación en el círculo cultural de la comarca. A ya tan escasos días de tan deseada inauguración, la atracción por el espectáculo se incrementa notablemente.

Ya saben amigos de las letras, del compromiso cívico y social, en el Café Ateneo de Aranjuez podrán saborear de la pericia verbal de los autores que, en un afán no competidor, se lanzarán al ruedo dialéctico sin urgencias pero con arrobas apasionadas en búsqueda de cantos soliviantados de esperanza. Versos, prosas realistas, aforismos e intervenciones sin catalogación nacidas  de la ferviente necesidad podrán degustarse con amplitud a través de la voz particular de cada uno de los integrantes. El reflejo musical, de la mano del oriundo Alberto Rodríguez, salpimentará la riada de intervenciones como excelente aderezo de armonía y conciliación con la expresión artística y temática.

Tengan todos presente al “Espejo Rampante”. Vendrá del vacío con la voluntad de no ensombrecer y abrigar nuevas iluminaciones. Qué el brillo que emita nos sirva, a todos, como baluarte vigente, de actualidad, consentido y necesario; que su efecto sea como un guiño de fulgor, como un guiño pertinente a la infausta contemporaneidad.

Regreso fugaz

Llegó por fin el día en el que Gelucho pisó de nuevo su antiguo hogar, aquel en el que creció, se cultivó y vivió junto a su estirpe hasta el momento de sufrir el demoledor destierro.

Contempló, con gris veladura tras años de ausencia, el envejecimiento de los objetos, una atmósfera decorada con el barniz de lo rancio y lo mustio. La incorporación de nuevos enseres no incidió en eliminar esa mácula decadente de postalitas beatas, maderas y suelos ya ajados  como los bulbos existenciales de sus moradores, ahora ausentes.

Gelucho recorrió los ríos y afluentes de su vetusta vivienda; en ellos deseó navegar sobre recuerdos explorándolos con aquella singular fascinación de su alejada niñez. Allí, en esa travesía interna,  tuvo que contentarse con rescatar leves suspiros condenados a perderse en la madeja de la soledad.

 

Álibe

La oración de las siete ramas

La oración de las siete ramas

 

Me postro ante ti Avalokitesvara

y te ofrezco nubes de cada tipo de ofrecimiento,

de los reales y de los creados mentalmente.

Declaro todas las acciones negativas que he acumulado

desde tiempo sin principio

y me regocijo en los méritos de todos los seres santos

y normales.

Por favor, permanece hasta que acabe el samsara

y haz girar la rueda del dharma para los seres conscientes.

Dedico mis méritos y los de los demás a la gran iluminación.

Alta hora de la noche

Alta hora de la noche

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
porque se detendría la muerte y el reposo

Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
sería el tenue faro buscando por mi niebla.

Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas.
Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta.
No dejes que tus labios hallen mis once letras.
Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio.
No pronuncies mi nombre cuando sepas que he muerto:
desde la oscura tierra vendría por tu voz.
No pronuncies mi nombre, no pronuncies mi nombre.
Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre.

Roque Dalton

Diario monzónico

Diario monzónico

Nong Khiau  (RDP de Laos)

 

 

Tras una prolongada travesía ahíta de incomodidades por las adversas condiciones de la carretera, llegamos a una joya pequeña, de cuerpo resplandeciente, de fisonomía impactante y que asombra, enmudece, libera y ensancha la emoción hacia alturas vertiginosas: la palpitante Nong Khiau. Éste rincón permanece asombrosamente tendido por las arcillosas y abundantes aguas del río Nam Hou, y, su generoso puente que lo cruza, con orgullo panorámico dona al visitante con un presente único, étereo, poderoso, subyugante y excepcional en esta privilegiada esquina del sudeste asiático.

Los titánicos farallones que, como verdosos centinelas de la tierra, se yerguen con brío; la niebla que sobre sus descollantes cabezas se proyecta fantasmagóricamente; y los reflejos del elemento fluvial crean la postal deseada, la imagen fantástica, el originario sabor de un enclave moldeado por una mano omnipotente en búsqueda de reconciliación estética y sentido de la abundancia.

Nong Khiau ha recalado en mi persona como una estampa que intentó emparentarme con las amistosas fragancias de la sugestión y del sueño; como un frágil germen de bambú que, fue tan osado, para movilizarme, razonablemente, la válvula fértil y no sangrante de la afectividad. 

 

 

Álibe

 

El rapto de Helena

El rapto de Helena

Recuerdo a "los sociales"

Recuerdo a "los sociales"

Gabriel Celaya, Amparo Gastón, Blas de Otero.

 

Estigmatizados con la aurelola del entorchado eterno. ¡Cómo se os extraña, compañeros! Ahora, vuestro mensaje, igual o más necesario que nunca. Nunca permaneceréis en el olvido.

Castillo de Oreja

Castillo de Oreja

La piedra edificada

en el transcurso del paso de los siglos

donde el abismo del tiempo

nos convoca a la reflexión del silencio.

Muros y piedras hasta almenas levantadas,

mudos testigos de lejanos fulgores,

de enarbolados estandartes,

de ardidas hogueras

en la noche desposadora de vírgenes,

de ritos consagrados a los dioses del olvido.

¿Qué sois ahora sino imagen incómoda

de la desolación, de inútil dolor

injustamente infringido,

de triste error de la vida humana

cuando la vara del poder le arrebata y le ciega?

El tiempo no mide los pasos, las ausencias,

el ciclo de las lluvias,

sólo muestra un resto, un fruto pútrido,

como la incontestable verdad de las ruinas.

¿Qué inciertos destinos, qué oscuros vacíos,

qué gritos aún no acallados

en el aire aún tiemblan

cuando duerme ya para siempre

el fulgor del misterio

entre el graznido de los cuervos

y las oquedades del tiempo?

Libre espacio para todas las ausencias:

¡Oh, llama incombustible de deseo!,

¡Oh, noche plagada de promesas!;

a donde irán todas las viejas pasiones,

los combate, la cruz de las espadas,

la fusión ofrecida de los cuerpos...

¿Qué encendidas miradas aún preguntan

que llama latente aún espera?

 

 

© Aurelio Campos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pacto

El pacto

Algún día seré nuevo vasallo

del jinete príncipe de la muerte.

Algún día de impenetrable niebla

brindaremos, con tuétano en la copa,

por el fluir viscoso de la lealtad.

 

 

© Álibe

 

De la obra "Estigma: Poesía Completa".