Blogia

CÁLCULOS DEL AIRE

El último viaje

El último viaje

Siempre y cuando lo permita la niebla                    

partiré hacia la región sin nombre.

A media tinta y con poca sangre,

con huesos de caña desvencijada

mi rumbo tomará

el hierro del raíl

como premio final.

 

Con apenas sudor

y mínimas tristezas

penetraré por túneles sin red,

ojearé clorofilas apostadas

sobre el rancio pasado,

albergaré fragancias juveniles

—aquellas, que aún revivan—

en la áspera talega del recuerdo.

 

Lacónico futuro,

permíteme postrar mi último aliento

sobre los manzanos de la conciencia.

 

 

 

Álibe

Sediento de trazados y jaras el caminante impregna su petate al viento

como emblema supremo en aras de la libertad.

No dudará en lanzarse a la senda sin temor a la impredecible borrasca,

arriesgará su aliento por un manojo de briznas que le coronen su osadía.

Llega la pizarra para sembrar mis pies de honor,

me topo con la cantina al respaldo de la gloriosa piedra;

imagino al vetusto “Rey de Patones” cuando juega, a las encondidas,

con el guiño de la muerte.

La lluvia se resigna a aparecer

y el amor no se consuma;

la esforzada patrulla comienza a recoger los frutos de la belleza,

rocas y matorrales deciden abrumarnos con su abundante

aunque ficticia floración.

Mientras el sol es acunado en el invernadero de las nubes

los buitres nos custodian, las lavandas nos tiñen de añoranzas,

los collados se suceden como panorámicas litigantes

en el ámbito del silencio.

Olvidadizo albumen de las nubes.

A punto estoy de sellarme junto a la paleta del otoño

que, como mi sombra, sabe desorientarse con una sonrisa.

 

 

 

Álibe

 

Reales Aguas

Reales Aguas

En su afán de circunvalar de nuevo por la Océana humanista, NAUTILUS regresa con alegría y compromiso al entorno ribereño. De casi todos es conocido el amplio inventario de maravillas que pueblan y jalonan la fisonomía histórica y natural de Aranjuez, aunque el margen que nuestro buque desea incidir, en éste numero 4, es el del valor de las aguas que impregna fértil y mágicamente a la localidad madrileña.

La amplia vega del Tajo, las virtudes benefactoras de un río otrora frontera de poderes militares y estratégicos―; la proliferación de estanques, canales, puentes como muestra de una desarrollada ingeniería hidráulica ya planificada desde tiempos de Felipe II, suponen razones más que contundentes para desear fondear en estos elementos de muy notable relevancia.

¿Quien puede concebir los Reales Jardines, los sotos y huertas, el corazón arancetano fraguado al compás de la historia sin la presencia del líquido elemento?

En la actualidad, el Río, sigue reflejando un símbolo vertebrador de primer nivel. Cualquier vecino que no esté ajeno a las noticias de su ciudad es conocedor de los ímprobos esfuerzos que dedican plataformas y colectivos, muchas veces con escasos recursos, en combatir las tropelías, cambalaches y perjuicios que sufre la arteria fluvial.

El tiempo transcurre, y, con él, funcionalidades, realidades escindidas del ramo de la arbitrariedad. La presencia del agua continúa representado un tesoro imprescindible para el pulso ya no sólo económico sino idiosincrático de un territorio. En Aranjuez la premisa es obvia.

Preparad el torpedo de la aventura, nautilianos. La cámara de lanzamiento espera para acometer una nueva operación.

 

Introducción

Regresar a las lindes del pasado para recuperar y vivenciar el sustrato de ensoñación del presente. He aquí el principio, el fundamento referencial más poderoso que goza Paraísos de bolsillo,  el pequeño opúsculo que, querido lector, acuna en sus manos en un más que posible afán de búsqueda de sorpresa y curiosidad. La dedicatoria del volumen es suficientemente clarificadora pata intuir el gesto motivacional del autor: homenajear y por lo tanto pernoctar, de forma transitoria, en el libre, jugosísimo e indomable vivac de la infancia.

Álibe recuerda parte de ella y su primera juventud como una burbuja coloreada por la soledad, como un contacto frecuente con un enciclopedismo bibliófilo,  autodidacta y doméstico dentro de las paredes de su clan genético; también como una época de admiración innata hacia las artes y las ciencias que se dejaban digerir por la inquietud tan azarosa, aunque también tan genuina que suelen destilar las edades tempranas de la vida.

Uno de aquellos ejes que dejaron rastro profundo fue, sin criterio de duda, la pasión geográfica; y, hoy, décadas posteriores, se emula, con nuevos ingredientes incorporados, aquel impulso investigador que tantas satisfacciones produjeron en aquel pequeño de visiones utópicas e imaginaciones inauditas.

En Paraísos de bolsillo el lector encontrará una relación de espacios insulares diseminados por todo el planeta que el autor ha seleccionado por razones étnicas, históricas, paisajísticas, aunque las eminentemente sentimentales predominen. Recreará un breve pero nutrido bosquejo de islas con las costuras del dato informativo, la micro píldora poética y el boceto gráfico, en un abrazo que intentará remover el deseo viajero de tantas personas desde el sillón del hogar.

Éste nuevo título forma un paréntesis intencionado en la obra alibense. No es habitual que un germen temático homogéneo forme parte de los trabajos literarios del poeta ribereño; aún así nació como un fruto maduro, como un gesto y aroma amable, gustoso no exento de rigor. 

 Suba y disfrute a bordo de la carabela de los sueños. Cada mar, cada travesía, cada mástil de mesana será una nueva invitación para descubrir un nuevo caladero de estrellas.     

 

 

Introducción a Paraísos de bolsillo.  Trabajo preliminar.

 Álibe. 

Boceto de Paraísos de bolsillo

Boceto de Paraísos de bolsillo

Isla de Alejandro Selkirk. Dibujo alibense.

Recóndito

Recóndito

Chovinismo de boquilla

El humano es un ente complejo, de aristas y recovecos angulosos de proporciones notables. Y para más señas, una propiedad que le suele caracterizar, intrínsecamente, como estigma que le confiere asombro, extrañeza, peculiaridad es su barniz contradictorio con el que aparece recubierto a lo largo de toda la existencia. Realizada la breve disquisición pondré el foco sobre Aranjuez.

Es bien sabido que muchísimos habitantes del Real Sitio presumen de un orgullo elevadísimo, de una pasión desmedida hacia el lugar que les vio nacer, crecer o desarrollar una etapa importante de sus vidas. ¿Es algo insólito que sea así? Desde luego que no, les responderé, es algo natural y lógico; sentimiento acrecentado por las bondades, bellezas monumentales y paisajísticas consabidas que goza y muestra la localidad.

Lo que ya frisa el esperpento, la burda incoherencia y la ley de la contradicción mencionada es la actitud de algunos vecinos que pregonan loas y maravillas de su ciudad a los cuatro vientos y actúan de un modo incívico, a todas luces intolerable.  A veces sobran las palabras cuando la constatación de los hechos puede observarse, fácilmente, con un simple paseo; les convido a acercarse a parajes destacables, de enorme valor del municipio como el Mar de Ontígola o el Raso de la Estrella -por colocar tan sólo dos ejemplos– y háganse cuenta del estado lamentable en el que lucen.

Son inadmisibles dos acciones. Por un lado, las muestras incivilizadas de algunas personas que atentan contra la salubridad de los espacios naturales con basuras y despojos de toda clase; por el otro, la desidia institucional que mira hacia otro lado no cumpliendo con eficacia su labor de conservación, mantenimiento y limpieza. Huelga decir que su responsabilidad pública es un derecho inviolable para la ciudadanía.

Resulta triste contemplar la situación actual. ¿Dónde queda el Aranjuez regio, el Aranjuez adalid del buen gusto, la hermosura de una vega referente a lo largo de la historia y espejo de sueños y fantasías artísticas cuando su aspecto — en ciertos enclaves —enseña una postal de evidente marginalidad?

Sería cuestionable si un espacio como el ribereño es merecedor de conservar el apósito de Patrimonio de la Humanidad cuando no es capaz de conservar con dignidad sus hermosos reclamos.

Al final con chovinismo de boquilla o sin él, con los comportamientos mejorables de los individuos, con propuestas más o menos afortunadas para incrementar el bienestar colectivo, Aranjuez goza del maravilloso don de florecer sobre la neblinosa amenaza de los acontecimientos.

 

 

Álibe

Reino Bimbache

Pieza Alfa                         

 

 

                          Yo sé que estuve aquí

                          desde el alud inmemorial

                          y su espacio indefinido.

                          Yo sé que me nutrí aquí

                          bajo el calostro no saciado

                          por un instinto

                          que yace más allá de la piel

                          y la tierra.

                          Ajeno al tráfago diario,

                          distante del aire

                          que despendren las hojas del tedio,

                          encontré el refugio original

                          de la llama,

                          encontré la cuna de Neptuno,

                          me topé con las agrestísimas

                          paredes de un planeta

                          que, en su estado larvario,

                          aviva el plasma de la vida.

                          Indicios tengo para creer

                          que la realidad herreña

                          no es una palinodia

                          que se gestó al azar;

                          que su existencia es un naipe,

                          por encima del símbolo,

                          que ejerce extraños efectos

                          en la luna.

                          Yo sé que el mar de nubes

                          llega a tu encuentro

                          como lenguaje fértil

                          sin poros de engaño;

                          que el fayal crece

                          sobre los montes saneados

                          de la avidez.

                          Por encima de la tarde

                          la nata de los cúmulos

                          canta silencios,

                          baila añejos folclores,

                          ofrece respiro

                          a los remolinos sin montura.

                          Yo sé que estuve aquí.

                          Los miradores del alma

                          te dirigen hacia la válvula mitral

                          de un conjuro amado.

 

 

Álibe

 

 

 

Reino Bimbache

Reino Bimbache

 

 

 

Pieza Beta

 

 

                          Entre la presencia y la ausencia,

                          el todo y la nada;

                          queda tanto, queda tan poco.

                          El mar de nubes

                          hilando reconciliaciones,

                          mucílagos;

                          brezos que adormecen

                          la reliquia de tus pasos;

                          la sagrada aspereza del jable

                          al aminorar el corazón;

                          la lava o la saliva

                          fosilizada por la luna.

                          Salitres, tuneras y sanjoras

                          extraídas de la gaveta

                          de los tiempos.

 

 

Junio de 2017.  Macaronesia, Ínsula del Meridiano.

Álibe


El Libro de la armonía.

El Libro de la armonía.

 

C

Apaga la luz de la casa, si quieres contemplar las estrellas

V. Shakty-bur

 

 

El Libro de la armonía  recala en la Morada de Álibe, con brillo, con júbilo apaciguado, con agradecimientos notables hacia su autor: Vimu Shakty-bur. En su brevísimo contenido se apilan aforismos, sentencias, frases, micro cápsulas filosóficas que encierran y ofrecen, como dádivas al mar, perlas que ejemplifican el contacto con un humanismo trascendente, mitológico, indagador.

Sus fuentes de inspiración son diversas: rezuma ecos orientalistas que nos recuerda al vibrante y lacónico Tao Te Ching, los códigos éticos cristianos asoman sin pudor por el minúsculo volumen junto a máximas donde el escritor -buen remedo de experiencias y conocimientos eclécticos— expone con pericia y sencillez.

Éste es uno  de los nueves títulos que nuestro creador ha recopilado en la obra completa denominada Los Libros de la Unidad, y, que se caracterizan, por abarcar el ambicioso proyecto de unificar metafísica, vivencias, experiencias y estudios ontológicos que ha labrado, pergeñado en el transcurso de toda una vida.

Cordial lector, tiene la fortuna de encontrar en la pulpa de ésta fruta, el sabor vitaminado de unos textos reducidos en tamaño pero amplios y saludables en resonancias y virtuosas oquedades.

Sólo nos queda, respirar junto a Vimu, su jardín tornasoleado por la lluvia y el sol.

 

 

Álibe.

Extraído de Paraje a la eternidad. 2017.

 

El embalse de Beleña

El embalse de Beleña

 

Han pasado unos días de la última incursión pedestre y la satisfacción asoma, todavía, de oreja a oreja. Prueba de ello son las constantes visitas a las fotografías tomadas, mi predisposición a la escritura creativa junto a un afán por documentar y acaparar cada área descubierta. El embalse de Beleña bien merece conocerse y cantar sus espectaculares atributos.

Sus aguas, enmarcadas en unos paisajes que bien podrían ubicarse en latitudes nórdicas, adormilan la conciencia. Gran parte del escenario natural donde permanecen está cubierto por imponentes y abundantísimas coníferas; por lo visto  ni mucho menos son autóctonas del lugar consiguiendo enflaquecer protagonismo a las especies oriundas como robles, encinas y jaras.

La Mancomunidad de Aguas del Sorbe goza de unos afeites singulares, originales en la provincia de Guadalajara: santo y seña de devoción a la que impongo, desde hace meses, un seguimiento casi litúrgico.

De nuevo algunas localidades liliputienses salpican con brillo la ruta del caminante; de nuevo, y, agradecido, una grácil fémina aviva el impulso vital del merodeador de senderos para aliviar la fatiga y dulcificar el rictus del día; de nuevo las ganas de ensoñación se multiplican como las plantas aromáticas que parecen mantenerse alerta ante nuestra tropa carpetovetónica, tan poco dada al silencio y al traje de la discreción.

Ésta primavera me alzó en sus brazos con amplitud. Me dignifica con las amistades medusianas, me levanta los párpados con los proyectos literarios para acabar regalándome bocanadas de energía, nada cuestionable, con encuentros paisajísticos de altísimo valor.

Espero que nadie ose zarandear mi pequeña burbuja de placidez.  

 

 

Álibe

 

Extraído de la obra en prosa Pasaje a la eternidad

                          No hay preguntas

                          Ni raíces dolorosas

                          Que germinan de mi asiento

                          El viento constante maulla

                          Mientras las retamas

                          Ensalzan sus encajes de fiesta

                          Hoy nos solazamos

                          Bajo centenarias bardas

                          Que pugnan contra la ruina

                          Leo en voz alta a Sun Tzu

                          En formación los olivos

                          Me rinden tributo

                          En señal de cortesía

                          Hormigas con alas

                          Vadean

                          Sin pudor

                          Por el surco de la libertad

 

 Álibe

 

Abril de 2017.  Entre Aranjuez y Ontígola bajo la acogedora sombra de un almendro en su apogeo primaveral. 

Pasaje a la eternidad

Pasaje a la eternidad

Son fechas ajetreadas. A las reiniciadas consultas médicas se añaden los compromisos variados que debo lidiar, lo más acertadamente posible, en las próximas jornadas. Por encima de las actividades prosaicas que se asoman a la cabecera de la memoria, aún se mantiene en ella la estelar incursión efectuada el fin de semana por tierras alcarreñas. Y, desde luego, sin temor a la confusión, puedo asegurar que permanecerá conmigo mucho tiempo tan maravilloso recuerdo. Existen varios motivos muy fundamentados para expresarme tan categórico. 

 Para comenzar es la primera vez que contrato los servicios de la afamada agencia de viajes Arawak, y el resultado no pudo ser más óptimo. Se nota a la legua su experiencia, profesionalidad, su buena disposición con el cliente —cada vez más exigente en éstos tiempos de supuesto repunte económico— con una amplia gama de ofertas de rutas de múltiple formato 

Luego, otra causa de satisfacción fue el escenario elegido: la célebre y a la vez tan solitaria Alcarria. Es un escenario de ensueño; un territorio destinado a abrir los conductos emociones de cualquier alma sensible, curiosa, indómita que desee profanar el corazón de un espacio cubierto por el color de la autenticidad. Estrenar la primavera en éstos pagos ofrece vida, una nueva reconciliación (y no una más) con los pálpitos personales de cada cuál; supone abrir una frontera con la dimensión imperecedera del gozo con todavía el color de la esperanza, despuntando en un lento pero constante resurgir.  La ruta pedestre se inició en la pedanía de Ruguilla, perteneciente al municipio de Cifuentes, y ya, desde ese instante, llegó el influjo casi súbito de la fascinación. En tan sólo unos pasos, desde un ángulo de acceso a la aldea, se pudo contemplar su espigada torre del reloj junto a  las fachadas sobrias y recias ahumadas de un silencio pletórico y solemne; la Ermita de la Soledad, que, haciendo uso del apelativo, parece guarecerse en un esquinado aunque su orgullosa y atractiva estampa no consiga escabullirse de mi vista. Su planta y aspecto me seducen a las primeras de cambio. A posteriori, con el desarrollo de la expedición, vendrán la toma de contacto con angostísimos senderos, lomas fecundas de frescor y humedad, barrancos, una pléyade de plantas aromáticas, arboledas, rincones boscosos,  vestigios pétreos;  terrenos llanos, irregulares, escarpados que acompañan nuestra andadura en fila india, al modo de víbora con tendencia al zigzagueo. De todo el periplo destacaría sobre todo: las Tetas de Viana («son muchos los que las ven, muy pocos los que las maman»), las vistas panorámicas desde las incipientes alturas que cruzamos a ritmo de émulo de explorador; y las aldeas de Sotoca de Tajo y Huetos, ésta última centro de avituallamiento de la cuadrilla del día. 

Para concluir la exposición no puedo omitir la presencia y encuentro con Julia: una muchacha risueña, excelente conversadora, con una predisposición al conocimiento extraordinaria. Fue como un soplo refulgente que llegó para colocar una prolongada sonrisa a la aureola bondadosa del día; un aliento dulce y purificador en la platea de una jornada divina, catártica, tan necesaria… 

 

 

Álibe.


  

  

La danza de la memoria

La danza de la memoria

Pasaje a la eternidad

Hoy por la tarde se antoja contemplar un partido ciertamente prometedor. El Atlético de Madrid, a las 21:00 horas, en su partido inaugural desde el Vicente Calderón, abre el fuego copero de los equipos españoles en Europa ésta nueva temporada.
Juanjo, sobre las 19:30 horas, con atuendo deportivo, inmaculado y con aires risueños, conversa sobre temas jocosos referidos al sexo duro recurriendo a una amplia variedad de matices. Sin demasiadas pretensiones, Javi, se convierte en el centro de la diana de nuestros dimes y diretes; y aunque cueste creerlo, sale bien parado de todo el embrollo de chismes allí vertidos.
Mañana miércoles debo planificar el viaje a Madrid. No se me debe olvidar llamar a Tomás por la mañana, bien temprano, para acordar con sencillez sitio y hora. Supongo que el lugar de la cita será en Zurbarán -sede del Registro de la Propiedad Intelectual- donde Alberto y yo esperaremos larga cola para tramitar el ingreso en depósito del libro en ciernes.
Luego, marcharemos a tomar una copichuela hasta bien pasado el mediodía, dejando al destroyer en casita a buen recaudo. Quizás comamos algo rápido por la zona centro —con preferencia en las postrimerías de la Gran Vía— y, de allí, encaminaremos los pasos hacia las librerías habituales hojeando, revisando, examinando concienzudamente todo aquello que se ponga a tiro de vista.
Vagan por mi mente varios títulos que despuntan con fuerza en la intención de compra: el primero, un ensayo o tratado no muy complejo sobre temática masónica; el segundo, una antología de poesía árabe clásica que pueda estimularme el deleite creativo en composiciones futuras; un tercero podría ser una revista literaria de excelente bouquet y pedigrí como el Urogallo, Anthopos o Revista de Occidente.
Las ganas de acaparar conocimientos y textos, cualquier apunte que incida en el goce por la lectura se multiplican, exponencialmente, dentro de los templos de papel.


(Esbozos de juventud y puntos de fuga). Pasaje a la eternidad. Álibe.

Queja

Queja

¿A quién quieres quejarte tú, corazón? Siempre rehuido 

se tuerce tu camino a través de los humanos

imcomprensibles. Quizás más en vano todavía,

ya que mantiene el rumbo,

mantiene el rumbo hacia el porvenir,

hacia el porvenir perdido.

 

Antes. ¿Te quejabas? ¿Qué era? Caída

baya del júbilo, todavía no madura.

Pero ahora se me parte el árbol de mi júbilo,

se me parte en la tormenta el lento

árbol de mi júbilo.

El más hermoso en mi paisaje

invisible, oh tú, que me hiciste

más perceptible a los ángeles, invisibles.

 

 

Rainer María Rilke

 

 

 

Living in London

Living in London

Aerostación poética medusiana