Blogia
CÁLCULOS DEL AIRE

MIEL Y ABSENTA

El santuario de las mariposas

 

Humedal de Ontígola

 

 

Autómatamente, con los pies y la mente encallados hacia la diáspora de la imaginación, se dirige el doncel al humedal de los sueños.

Antes de su llegada confunde pasos, desorienta el trazado que le bendecirá, consulta a un ente solitario el medio para alcanzar el santuario con el que coaligar con la luz.

Una vez dentro del tupido laberinto, se preguntará…

 

1.- Qué sientes maleza cuando repueblas de vida a los lepidópteros que preparan, de nuevo, su carnaval primaveral.

2.- Qué se siente junco cuando velas por la salud del embalse sin más apoyo que la asimétrica generosidad de los espíritus.

3.- Qué se siente mariposa al contemplar como un simple mortal se empeña en codificar tus piruetas, y, bien sabes, que fracasará en el intento.

4.- Qué se siente atalaya en tus vertiginosas poses, en el consumo amaderado del tiempo, en el perezoso latido de una lluvia que confunde su salto al vacío.

5.- Qué se siente lagarto, qué se siente tábano en tu harén de heces cuando la colmena humana os ignora éste cónclave de fertilidad y aislamiento.

 

No todas las sendas te veneran, santuario. Me encaramo desde la nube. Gira la rueca de las horas. Una garza planea sobre los renglones agrestes del destino.

 

 

Álibe

 

De apátridas

Alcarreñas (Pieza 2)

Alcarreñas  (Pieza 2)

                          De nuevo, enarbolados,

                          se hacen visibles,

                          los cánticos de tierra inhóspita.

                          Ni el lascivo verdor,

                          ni los huecos fosilizados

                          del deleite,

                          ni las vigas del lavadero

                          podrán silenciar

                          nuestros ditirambos de infancia.

 

                          Por encima del instante

                          irrumpen recias campanas,

                          las huellas vernáculas de un hombre

                          libre y atónito.

                          En un instante

                          fui obsequiado con una caracola

                          consignada a la ausencia.

 

 

Álibe

 

De El eunuco impenitente.

 

                          Furibundo arde el palacio.

                          Su techumbre se derrite

                          como melaza al soplete.

                          Se derrumba su cubierta,

                          así como el bargueño de un rostro

                          hastiado de termitas y mezquindad.

                          1764.  La Avenida te vio nacer

                          en la diagonal simbiótica

                          de la perfección y la metáfora;

                          ahora, tu noble anatomía,

                          se convierte en fatal herida que recorre

                          la vía dolorosa de tus vecinos.

                          Recuerdo a Farinelli,

                          il piu famoso castrato della storia

                          con su virtud de rizo neoclásico

                          y sus arias de mármol y fantasía

                          entre doseles de placidez.

                          ¡Cuán lejos quedáis imágenes!,

                          cuando hoy, os toca bailar

                          con la grotesca partenaire de la derrota.

                          Brasas del atardecer,

                          teas que sólo obedecen

                          a la batuta de Hefesto;

                          humos y espirales tóxicas

                          a punto de esposarse con el mal

                          conforman la pugna

                          contra el sortilegio de la belleza.         

         

 

                        Álibe

 

                       El eunuco impenitente

La Graciosa

La Graciosa

Yace bermeja, la envoltura

vitalicia que empondera

el clamor de la cumbre.

En el puerto, mis pasos,

imanes festoneados

con el polo de la dicha,

callan,

no reflexionan,

tan sólo acaban tumbándose

sobre la hamaca de los sueños.

 

 

Álibe

 

De "Paraísos de bolsillo"

 

 


Apátridas

Apátridas

No me llamo Winston Smith

No me llamo Winston Smith

No me llamo Winston Smith,
soy ajeno a las superpotencias,
no visto overall caqui
con el escudo del Partido,
ni pertenezco
al Ministerio de la Verdad.
Sin embargo, al igual que tú,
soy sensible a los punzantes vórtices
del pensamiento,
a cualquier vestigio de mutilación,
al virus disoluto del delirio.
¡Oh, querido camarada!
Abandona al Hermano Mayor
y haz añicos su poder.
Juntos, algún día, escribiremos
en el diario de la esperanza.


Álibe


De "El eunuco impenitente".

El último viaje

El último viaje

Siempre y cuando lo permita la niebla                    

partiré hacia la región sin nombre.

A media tinta y con poca sangre,

con huesos de caña desvencijada

mi rumbo tomará

el hierro del raíl

como premio final.

 

Con apenas sudor

y mínimas tristezas

penetraré por túneles sin red,

ojearé clorofilas apostadas

sobre el rancio pasado,

albergaré fragancias juveniles

—aquellas, que aún revivan—

en la áspera talega del recuerdo.

 

Lacónico futuro,

permíteme postrar mi último aliento

sobre los manzanos de la conciencia.

 

 

 

Álibe

Sediento de trazados y jaras el caminante impregna su petate al viento

como emblema supremo en aras de la libertad.

No dudará en lanzarse a la senda sin temor a la impredecible borrasca,

arriesgará su aliento por un manojo de briznas que le coronen su osadía.

Llega la pizarra para sembrar mis pies de honor,

me topo con la cantina al respaldo de la gloriosa piedra;

imagino al vetusto “Rey de Patones” cuando juega, a las encondidas,

con el guiño de la muerte.

La lluvia se resigna a aparecer

y el amor no se consuma;

la esforzada patrulla comienza a recoger los frutos de la belleza,

rocas y matorrales deciden abrumarnos con su abundante

aunque ficticia floración.

Mientras el sol es acunado en el invernadero de las nubes

los buitres nos custodian, las lavandas nos tiñen de añoranzas,

los collados se suceden como panorámicas litigantes

en el ámbito del silencio.

Olvidadizo albumen de las nubes.

A punto estoy de sellarme junto a la paleta del otoño

que, como mi sombra, sabe desorientarse con una sonrisa.

 

 

 

Álibe

 

Reino Bimbache

Pieza Alfa                         

 

 

                          Yo sé que estuve aquí

                          desde el alud inmemorial

                          y su espacio indefinido.

                          Yo sé que me nutrí aquí

                          bajo el calostro no saciado

                          por un instinto

                          que yace más allá de la piel

                          y la tierra.

                          Ajeno al tráfago diario,

                          distante del aire

                          que despendren las hojas del tedio,

                          encontré el refugio original

                          de la llama,

                          encontré la cuna de Neptuno,

                          me topé con las agrestísimas

                          paredes de un planeta

                          que, en su estado larvario,

                          aviva el plasma de la vida.

                          Indicios tengo para creer

                          que la realidad herreña

                          no es una palinodia

                          que se gestó al azar;

                          que su existencia es un naipe,

                          por encima del símbolo,

                          que ejerce extraños efectos

                          en la luna.

                          Yo sé que el mar de nubes

                          llega a tu encuentro

                          como lenguaje fértil

                          sin poros de engaño;

                          que el fayal crece

                          sobre los montes saneados

                          de la avidez.

                          Por encima de la tarde

                          la nata de los cúmulos

                          canta silencios,

                          baila añejos folclores,

                          ofrece respiro

                          a los remolinos sin montura.

                          Yo sé que estuve aquí.

                          Los miradores del alma

                          te dirigen hacia la válvula mitral

                          de un conjuro amado.

 

 

Álibe

 

 

 

                          No hay preguntas

                          Ni raíces dolorosas

                          Que germinan de mi asiento

                          El viento constante maulla

                          Mientras las retamas

                          Ensalzan sus encajes de fiesta

                          Hoy nos solazamos

                          Bajo centenarias bardas

                          Que pugnan contra la ruina

                          Leo en voz alta a Sun Tzu

                          En formación los olivos

                          Me rinden tributo

                          En señal de cortesía

                          Hormigas con alas

                          Vadean

                          Sin pudor

                          Por el surco de la libertad

 

 Álibe

 

Abril de 2017.  Entre Aranjuez y Ontígola bajo la acogedora sombra de un almendro en su apogeo primaveral. 

Sobre piedras, mitos y fontanarios

Sobre piedras, mitos y fontanarios
FUENTE DE APOLO



Tamaña evocación
sólo puede ser geometría,
clemencia celestial,
fracciones etéreas,
húmeda clorofila
al contacto
con la canalización humana.

Definitivamente
la tierra cree
en promesas como hojas,
chorros de agua
refrescando el triunfo
de la espuma y el limo;
en aquellos afanes
que buscan, con inquina,
el viejo color de la inmortalidad.




ALIBE.

De "ESTIGMA" (Poesía Completa).




Placebo o la necrópolis

(...) una conversación un suceso instantáneo
trivial me provoca ineludiblemente
visitar el camposanto abandonado
el lugar de reunión y reencuentro
entre la existencia terrenal y el espacio
desconocido entre el mundo subterráneo
maldito de estalactitas marginales
y el de la cosmogonía de luces en ciclos
ondulatorios de voz cuando amanece sin más
el deseo vomita coágulos de hiel enredándose
en el desahogo de la pasión y en el profundo
estado del conocimiento destructivo
y de la experiencia adulterada emulando
el triste y despiadado sepelio de nuestra sombra
opaca vestida de oropel verde que roba
corazones hígados pulmones estómagos agrietados
al mejor postor como siempre
desde el ofrecimiento de la tortura más grata
hasta la grabación cerebral del último suspiro
de la niña de tres brazos de ojos luciferinos
desde la ingesta de aire piel y carne impura
hasta la del último reducto de polvo óseo
plantado en las piedras de lápidas ahogadas
y desde que pronuncié la palabra execrable
gritaré al azar:
- ¡Por fin noté su presencia!
Y cuando levante los brazos al aire
mirando al horizonte indolente
callaré y oprimiré mis latidos ciegamente
en el silencio de la noche las nuevas máscaras
deformes ocultan sus rostros impávidos
los movimientos frágiles del aire lucen gozosos
el entusiasmo contenido en el umbtal
de la razón.

 Sí, amigo mío, cuando la mandrágora del enemigo corra cristalizando tus venas acepta con honor el desenlace. Sólo, así, contemplaras, la verdadera dimensión que representa la sabia y vulnerable conjugación de la vida. 

 

 

Regreso fugaz

Llegó por fin el día en el que Gelucho pisó de nuevo su antiguo hogar, aquel en el que creció, se cultivó y vivió junto a su estirpe hasta el momento de sufrir el demoledor destierro.

Contempló, con gris veladura tras años de ausencia, el envejecimiento de los objetos, una atmósfera decorada con el barniz de lo rancio y lo mustio. La incorporación de nuevos enseres no incidió en eliminar esa mácula decadente de postalitas beatas, maderas y suelos ya ajados  como los bulbos existenciales de sus moradores, ahora ausentes.

Gelucho recorrió los ríos y afluentes de su vetusta vivienda; en ellos deseó navegar sobre recuerdos explorándolos con aquella singular fascinación de su alejada niñez. Allí, en esa travesía interna,  tuvo que contentarse con rescatar leves suspiros condenados a perderse en la madeja de la soledad.

 

Álibe

El pacto

El pacto

Algún día seré nuevo vasallo

del jinete príncipe de la muerte.

Algún día de impenetrable niebla

brindaremos, con tuétano en la copa,

por el fluir viscoso de la lealtad.

 

 

© Álibe

 

De la obra "Estigma: Poesía Completa".

Al albur del ululeo

¿Que qué se cruza ante nosotros además de la sangre del tiempo y los millones de reflejos conversos a una exigua humanidad? No mucho más que la pira delirante de vuestras dudas;no mucho más que la pulcra, colorida y siempre honesta posesión de vuestros sueños.

 

© Álibe

El Río de la Virtud

El Río de la Virtud

 

 

El Río de la Virtud surge y brota de la serranía del conocimiento y de los altos escarpes de la iluminada conciencia. Ninguna deidad lo concibió, y su extraña y dulce existencia es responsabilidad de los misterios absolutos que, pletóricos en enjundia y esplendidez, corren como vientos leales al deleite humano. El río, ajeno a medición, sustento y desarrollo, serpentea a través de la tierra para saciar la sed de sus moradores. Sólo, así, el mundo crece, se expande y tiene motivo para fecundar la carestía del silencio, del vacío”.

 

Álibe ©

 

 

Del libro  La certeza inmemorial.

 

Acróstico alibense

Acróstico alibense

 

                          Armonía que es izada en el aire

                          Libertad horizontal en alianza

                          Intuición del corazón cuando sueña

                          Voluntad sin quemaduras que asolen

                          Elocuencia de los tiempos arcanos

 

 

  Álibe  ©

 

 

Poema que extracta, en verso,  en forma de acróstico, los principios elementales que rigen la identidad  del logos alibense.  La métrica empleada en esta pieza es el endecasílabo de Álibe; verso cuyo acento rítmico recala en la 3ª, 7ª y décima sílaba.

Atanores

Atanores

Destilar el componente secreto, sublimar el elemento desconocido... ¡Qué elevada osadía cuando tus manos apenas son pólenes perdidos de un espacio sin sol!

 

Álibe

Existencia

Existencia

¿Dónde se esconde la torre del viento

cuando sus lágrimas muestran la alcurnia

y la corte alardea jugando diurna,

hacia el sol, con los fustes harapientos?

 

Álibe

 

Libro: Las cenizas del edén.