Blogia
CÁLCULOS DEL AIRE

Asuán - Rep. de Egipto

Asuán - Rep. de Egipto LLegada a Asuán con la compañía MIDWEST AIRLINES. El vuelo ha logrado producirme más cansancio de lo esperado; el aterrizaje,algo brusco, consigue subir la adrenalina de los pasajeros en esta noche cerrada y misteriosa en la pista principal del aeropuerto asuanés. Los pasos recorridos desde la terminal, después de formalizar el visado, hasta tomar el bus que me traslade al barco consigue hacerme recordar secuencias del film "El expreso de medianoche", entre notables medidas de seguridad. Apenas pueden contemplarse con la oscuridad absoluta el aspecto urbano de la ciudad. El autobús desde el aeropuerto, mientras nos acerca al MOON RIVER, fluctúa por la carretera como una cobra oriental regresando a su refugio. La noche no tiene luces, mi corazón pierde su ritmo, el bús parece querer escapar de la ruta fija para descubrirme un mundo, un estado, un manojo de emociones hasta ahora nunca conocidos. Algunos minaretes iluminados de neón dan señales de vida, ciertos reflejos del río permiten provocar en mi alma beduina la evocación de lo pleno, lo mágico, lo capaz de vencer toda materia perecedera con un halo de magnetismo. Voy, con mis párpados casi cerrados, rememorando el jazmín del desierto que se funde con los deseos del cielo, y todo, todo regresa de espaldas a mi encuentro. Intuyo que la arena, con la luna llena, se vistió de gala para recibirme alegre, con una cálida mirada que abriga la soledad que perturba la iniquidad de mi cuerpo; el sueño entumece mis sentidos con la embriaguez del vacío expandido hacia las horas del descanso.
Al llegar a la embarcación cedo mi pasaporte al representante de mi agencia en Asuán, elijo habitación al azar y deposito mis escasas pertenencias. El confort del habitáculo es confortable, aceptable para realizar la navegación sobre el Nilo durante los tres próximos días.
A la hora de la cena comparto mantel con un joven matrimonio bilbaíno; ella: morena, esbelta, de facciones virginales y voz dulce y melódica; y con Hans, hombre germano entrado en la cuarentena, considerable envergadura, atlético y expresión taciturna. Podrían haber salido a escena del espeso nudo de una trama policial en busca de experiencias exóticas, idilios tórridos y aventuras extraordinarias sobre esta panorámica universal.

Ángel Fdez. de Marco (Álibe) De "Pasaje a la eternidad"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres