Blogia
CÁLCULOS DEL AIRE

Oreja: emoción de juventud.

Oreja: emoción de juventud.

Desde edad juvenil el magnetismo, el impacto que me causó la torre desvencijada de Oreja y aldea fueron considerables. Rebobinando en el archivo de la memoria regresan, a la luz de la actualidad, incursiones nocturnas hacia aquellos parajes en compañía de amigos poetas en una actitud de encuentro y veneración. A pesar del rápido transcurrir del tiempo  éstos pletóricos enclaves continúan alimentándome de historia, de poética,  de pespunte esotérico y, celebro, con grata nostalgia,  que entidades culturales de Aranjuez rescaten del olvido un espacio tan repleto de fascinante simbología.  A continuación, como producto de la idealización ensoñadora de Oreja, un poema gestado por la mente creadora de Alberto Lominchar.  Es una maravilla percibir que aquellas experiencias pudieron nutrir llamas reveladoras, muy longevas de fantasía y amistad.

 

Aurelia en Ruinas

 

                              Atardece:

                         Formas y sonidos se combinan,

                         hacen de esta calma

                         refugio para el visitante.

                         Entre lienzos derruidos,

                         descansan en el tiempo

                         quehaceres y personajes

                         tenues hitos que se hunden

                         en el mar de las leyendas;

                         Aquí,

                         el silencio certifica

                         lo fútil de las batallas,

                         de los esfuerzos,

                         de los imperios,

                         de tanto vano intento de alcanzar significado.

                         En un marco de abandono,

                         tres amigos analizan

                         el paisaje de la historia;

                         Tres poetas que perciben en las sombras

                         el austero murmullo de los días,

                         la silente agonía del olvido.

                         Mirad:

                         Sus sentidos embriagados permanecen

                         cual si captados por el aura

                         de un esplendor ya distante;

                         Pero la noche progresa, y,

                         mientras las brasas del ocaso aún refulgen,

                         el trío de bardos va regresando a sus lares,

                         llevando entre sus recuerdos

                         paz,

                         armonía

                         y reposo:

                         Devolviendo al dios silencio

                         el dominio de esta plaza.

 

 

                         © Alberto Lominchar Pacheco

                         © ERRÁTICO ALBOR 

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres